El herpes zoster ocular es una infección frecuente, causada por el virus varicela-zóster (VZV). Este queda latente en tu organismo después de haber padecido varicela, y se reactiva en la región ocular, manifestándose con las típicas ampollas de esta afección.

Este tipo de condición causa inflamaciones y lesiones en la córnea, que a veces se deben a llagas o peladuras que se presentan en el ojo.

El virus puede transmitirse por medio del contacto muy cercano con una persona infectada y que está en una etapa de actividad del virus.

Síntomas del herpes zoster ocular

El herpes en el área de los ojos puede variar de una infección muy simple a una condición tan grave que puede causar la ceguera permanente.

Hay varias señales que pueden asociarse a un brote de herpes en los ojos; se puede dar inflamación en la córnea, irritaciones o un dolor severo en el ojo. La visión puede tornarse nubosa y poco clara es.wikipedia.org.

Los síntomas del herpes zoster ocular generalmente se presentan en tres etapas:

1. En los primeros días se siente ardor, picazón o incluso un dolor intenso en la frente, los párpados o los lados de la nariz. Puedes sentirte afiebrado, canzado, con escalofríos típicos de un cuadro gripal.

2. Unos días después de los primeros síntomas, aparecen las ampollas en la zona ocular, y pueden abarcar también la frente y la nariz. Estas ampollas van madurando hasta cargarse de pus, y hasta pueden llegar a sangrar.

Si bien el virus se manifiesta en la piel, también puede afectar los órganos de la vista: se hinchan los párpados, los ojos se irritan y lagrimean, tienes sensibilidad a la luz y visión borrosa. A veces sientes como si tuvieras una basurita en el ojo.

3. La fase de recuperación comienza cuando las ampollas comienzan a secarse. Esto puede llevar de una a tres semanas. Pero el dolor puede perdurar hasta cinco semanas.

En los peores casos, si el virus afectó a un nervio, el dolor y las molestias pueden tardar varios meses (e incluso años) en desaparecer.

¿Cuáles son las causas del herpes zoster ocular?

Como te mencionamos al comienzo del artículo, si tuviste varicela alguna vez, tienes riesgos de que brote un herpes zóster en algún momento de tu vida es.wikipedia.org.

El virus de la varicela que queda “dormido” en tu organismo puede activarse en situaciones en las que tu sistema de defensas disminuye. Las personas con mayor predisposición de sufrir un brote son:

Y las probabilidades de que el virus despierte son aún más grandes si:

  • Ten en cuenta que cuando las ampollas están supurando, el líquido es tremendamente contagioso. Puedes transmitir la varicela a alguien que nunca haya estado expuesto al virus.
  • Por eso, si jamás tuviste varicela, te recomendamos que no te acerques a una persona infectada por el herpes zoster ocular. La higiene y la prevención son tus principales armas de defensa.

Rate this post